Liberándonos del miedo

He pasado días congelada por la incertidumbre, aplastada por la responsabilidad de ser empresaria en tiempos de Covid-19. Todavía estoy nadando en las aguas turbulentas del no saber, pero igual comparto algunos pensamientos flotantes:

1. Todos tenemos que volver a la lucha para reactivar nuestras empresas, sean grandes o chiquitas, por igual.

2. Compartir será lo que nos permita salir a flote. Compartir oficina, compartir departamento, compartir el auto (subalquilar unos días y con eso sumar para pagarlo), compartir mi restaurante (unos operan en la mañana y otros operan en la noche), y así surgirán los muchos «compartires».

3. Trabajar desde un coworking siempre fue una opción eficiente, ahora más que nunca se torna en la más inteligente.

4. Y si además de tener un espacio bonito y céntrico donde trabajar, ¿tienes servicios de marketing y diseño gráfico en el mismo lugar?

Tarde o temprano nos vamos a recuperar.  Si es temprano ¡en buena hora!  Y si es un poquito más tarde, la clave está en la habilidad que tengamos de subsistir durante las vacas flacas.  De hecho, «compartir» los gastos será una de esas formas.

Gisella Malca

Directora de Liberal Coworking